Se puede tocar con las palabras, lo que no se ve con los ojos y se puede besar con la poesía, los labios que yacen dormidos, se puede también por un instante infinito... "cambiar el mundo".

lunes, 10 de julio de 2017

Somos dos locos muriendo de amor


Abrigo con el calor del café mis manos, me sumerjo en la oscuridad de su fondo y suena un eco entre mis montañas oceánicas,  la nota que lleva tu nombre, mi piel se eriza, mi corazón se estremece, y el mar me calma…


Somos dos locos suspirando de amor, que escondemos nuestros sentimientos por miedo al dolor,  somos la luna que sigilosa espera al sol, soñando con el encuentro que pueda llevarnos a nuestro lecho de amor o de adiós. 

¡Ay!!... en este invierno de gélidas madrugadas, la noche y el día, ¡amor mío... nos separan!, somos dos almas sufriendo desamparadas, sin la mano que aprieta y el abrazo que nos arma. 

Somos miradas distantes y ensimismadas, pero con el corazón ardiendo en llamas, somos dos locos tan cuerdos, que la verdad nos desnuda, sabiendo que nos necesitamos, vivimos en brumas. 

Somos fantasmas metidos en sábanas, invocando la piel y el sabor de los besos. Somos canción que cala los huesos, nos estremece la voz  del violín desgarrando nuestros secretos. 

Somos sin duda un suicidio de amor, que se escribe entre sombras y llantos sin voz. Somos la espada que penetra en el pecho, que hace sangrar al alma y al corazón deja perplejo.

Somos el fuego que hierve en las venas, que se apaga con lágrimas tuyas, mías..., del cielo y de la tierra... murmullo inconsciente lleno de quimeras, somos dos locos muriendo de pena...

Vivian Ceori ©®
Pintura: Irina-Vitalievna-Karkabi