Se puede tocar con las palabras, lo que no se ve con los ojos y se puede besar con la poesía, los labios que yacen dormidos, se puede también por un instante infinito... "cambiar el mundo".

miércoles, 17 de mayo de 2017

Gabriela

¡Os amo, os amo, bocas de los poetas idos, que deshechas en polvo me seguís consolando, y que al llegar la noche estáis conmigo hablando, junto a la dulce lámpara, con dulzor de gemidos!. (Del poema mis libros – Gabriela Mistral).



Llenaronse de agua los ojos míos
como los ríos de tu Valle.
Llenóse el corazón de amor y brío…
Llenóse mi despensa de tus letras.

Entre miles de pensamientos compungidos
apretado el corazón y atragantada la lágrima en mi pecho
…desbordándose como un milagroso embalse.

Entre miles de cerros habitados por tu memoria,
en cada sollozo del alma me traspasaron tus pupitres.
¡Oh! maestra de ecos y verdes caminos
que ensoñaron a mi pluma delirante.

A ti te debo la fórmula de mis palabras,
sosiego de mi infancia errante y moribunda...
donde en el mar con el canto de las piedras
…titilaba entre mis olas… ¡tu nombre!!... Gabriela.

Vivian Ceori ©®


Fotografía tomada por Graciela Bacino.
Vivian en los jardines del museo de Gabriela Mistral.